En las orillas del Sena

Tal vez Paris no sea un sinónimo de vida nocturna per se, pues (al menos como yo siempre lo visualizo es más tirándole al arte y la moda) peeero desde que llegué aquí y tuve la oportunidad de darme varias vueltas por diferentes sitios, me di cuenta que también los parisinos saben como divertirse.

En cada distrito que conforma esta bella ciudad podemos encontrar sitios que se ajustan tanto a presupuesto, gustos y estilo.

El día que encontré éste sitio estaba en busca de algo lleno de ambiente, que estuviera alejado de la sofisticación y elegancia que le caracteriza a la Ciudad de las Luces, así que emprendí mi búsqueda hasta que di con un lugar muy peculiar, el cual es mega famoso por estos rumbos, sobre todo después del trabajo.

Rosa Bonheur, es sin duda alguna uno de los mejores sitios para tomar un drink y relajarse con los amigos después de su jornada laboral, y ustedes se estarán preguntando, si, que bonito un bar parisino ¿y eso que tiene de chiste?

Bueno lo primero es que, es un bar que se ha adaptado dentro de uno de los tantos botes que están estacionados en las orillas del Río Sena, así que deben de estar preparados para incursionar un poquito en el mundo marino y sus alrededores.

Otro de los puntos suuuper importantes es la ubicación del lugar, ya que está muy muy cerquita de la Torre Eiffel, estás frente al puente Alexandre III, y en una zona de bastante movimiento, por lo que no es de extrañarse el que se encuentren diversas nacionalidades intercambiando puntos de vista y bebiendo en conjunto.

El estilo del sitio es bastante relajado, la gente que lo visita no se preocupa si lucen o no elegantes o si van o no con look de oficinista, todos absolutamente todos son bienvenidos.

La terraza que está en la parte de los muelles es una gran opción para aquellos que busquen disfrutar de una buena pizza o unas tapas en grandes mesas, en las cuales también se puede conversar muy a gusto.

Dentro del bote el ambiente es muy bueno, la música la verdad es bastante buena para divertirse y bailar un poco. Eso si, si quieren bailar, el espacio es reducido debido a la cantidad de gente que lo visita, pero a veces mueven las mesas para que quepan mejor.

No esperen encontrar comida Gourmet o muy refinada, la base son las pizzas, tapas y cosas para picar, pero de igual manera funcionan muy bien como acompañamiento para las cervezas y los cocteles, los cuales son la verdad buenos.

El precio es sorprendentemente accesible (más no barato) si consideramos la zona en la que se encuentra.

Lo más importante es que si van, la van a pasar muy bien y va a convertirse en uno de sus lugares favoritos, ya verán.

Sobre Paulina Hernandez