Restaurante Central Central, como en casa.

Y es que fui, no una ni dos veces, regresé cuatro veces a Central Central para corroborar lo que acontecía  en este lugar.
Tiene un no se qué, que qué se yo… muy especial. A mi parecer y con las experiencias percibidas lo llamo desde hoy “Alquimia de Restauración”.

Cruzas una explanada abierta en Park Plaza y cuando pisas la entrada del lugar, sabes que algo esta por pasar. Es una sensación de resguardo parecida a la que te genera un día de lluvia en París, bajo la techumbre de la entrada de un edificio de tiempo atrás.

Te reciben con sonrisas y saludos para invitarte a compartir la experiencia del lugar. Si tienes la fortuna de encontrarte a Elsa en la entrada, te va a recibir como si fueras de la familia.

Pausa.

Y es que esta maravillosa mujer que dirige el lugar,  contagia su sonrisa y gran corazón a todo el staff.

Ya sentado en cualquiera de las mesas a la que te haya invitado el mesero, vas a disfrutar de un ambiente camaleónico-mágico que te hace sentir como en casa. Puede ser que vayas en mood romántico, corporativo, fiestero, familiar, casual, y en todos, te sentirás comodísimo. Ya lo verás si volteas a tu alrededor y miras a detalle los perfiles que te rodean.

Ahora, lo que si tiene en común la gente que visita el lugar, es gusto por los alimentos frescos y de calidad.

La propuesta del lugar es un ícono al eclecticismo gourmet. La carta te lo revela de las entradas al postre.

Tienen una charcutería esplendida que se combina con la frescura del mercado del mar transformado en tapas y pintxos que maridan con las mejores champañas.

Imperdible su King Crab a las brasas y los pulpos a la gallega.

Para compartir al centro te recomiendo pruebes, unas nunca antes vistas croquetas de brie con higos; Ahora que si te acompañan tus amigos los tradicionalistas un jabugo excelso es la mejor compañía para un tinto de los que ofrece su buena carta de vinos.

Conforme pasa el tiempo en tu estancia y dejas de notar que estas en la convulsionada capital. Te vas a empezar a sentir cómodo, con una decoración cuidada al detalle.

Te rodean cientos de suculentas y cactáceas que escogieron con cuidado para crear un micro ambiente natural y acogedor. Que se suma al extraordinario servicio y buena cocina.

Hablando de polivalencia, te puedo adelantar que si visitas el lugar el jueves en la noche, prepara tu  taxi para regresar tarde por que la selección del DJ esta genial. Muy variadita y ad-hoc a los invitados de la noche.

Vas a encontrar gente guapa, sonriente y que se nota la esta pasando bomba.

Es por eso que si quieres organizar una fiesta, cumpleaños o cualquier evento, este es el lugar idóneo. Puedes reservar alguna de las zonas que mas te apetezca y disfrutar con los tuyos sin preocupaciones.

Si visitas entre semana y a horario de comida, te recomiendo no vayas con prisa por que vas a querer disfrutar la sobremesa.

Los linguinis con salsa de piquillos son una obra de arte.

Oda a la buena salsa.

El lugar es grande y tiene varios ambientes. Caben aprox 250 personas y tienen un horario de servicio para lunch y cena que va de las 13:00 a las 00:00 con excepción de los fines de semana que comienzan el jueves por que cierran un par de horas mas tarde. (02:00)

El cheque promedio ronda los 500 pesos incluyendo bebida.

La plaza tiene un estacionamiento grande.

Central Central, es lugar al que siempre quieres regresar…

 

fernando@moustique.com.mx'

Sobre Fernando