El secreto mejor guardado de Coyoacán.

Te comparto uno de los secretos mejor guardados de Coyoacán,  un lugar en dónde al ritmo de música de jazz trasladas tu paladar a un híbrido de comida mediterránea con toques de la cocina mexicana.

Se trata del Beneficio de la Duda, un café ubicado en la calle de Valentín Gómez Farías 85,  El Carmen, Coyoacán.

Este lugar, inspiración de Ana María resguarda el amor y cuidado que se necesita para una mañana de lectura, un momento entre amigas o el espacio idóneo para celebrar una ocasión especial.

La propuesta gastronómica es variada, hay opciones para complacer al paladar dulce con los Waffles “el Beneficio” que son deliciosos waffles acompañados de fresas, miel maple y crema batida, el clásico pan francés al estilo Carmel salpicados con frutos rojos, almendra fileteada y el toque secreto del Chef.

Y por qué no, si quieres probar una especialidad de la casa “los huevos al horno” son la opción,  estos son sazonados con un toque de ajo, especias, queso de cabra y gratinado con queso gouda.


“…el Beneficio nació por crear un lugar que brindara una atmósfera tranquila, grata y amigable para que familias, amigos y estudiantes lograran disfrutar de alimentos, música y el toque de amor y cuidado que caracteriza a la cocina mexicana”

– Ana María (creadora y dueña)


El Beneficio de la Duda tiene una personalidad propia, su distintivo no solo es el sazón involucrado en sus alimentos, también la atmósfera de inclusión, donde estudiantes, catedráticos, mamás, empresarios y familias convergen para saludarse entre sí y preguntarse qué les recomiendan consumir. Es una combinación de un México de valores, empático e inclusivo, eso logra el Beneficio…

El acomodo de las mesas permite y te obliga de cierta forma a olvidar los dispositivos móviles y reconectar con la experiencia de hacer nuevos amigos iniciando con un “hola”.

Puedes estar mirando la carta y que un labrador te mire con ternura ya que este lugar es Pet Friendly y también puedes encontrarte un rostro repleto de canas que esté dispuesto a ofrecerte una recomendación literaria.

Creo que ese es uno de los valores agregados de este lugar.

La comunidad de comensales es amigable, abierta a conectar y disfrutar de los alimentos entre risas, charlas y jazz.

Para quienes ya conocían su sede original que estaba justo cruzando la calle en un espacio más íntimo y repleto de almohadones, espejos y que incluso parecía como entrar al comedor de una casita de muñecas ¡no sufran! está en remodelación y pronto volverá a abrir sus puertas, solo que con la consigna de ofrecer en su carta un híbrido de cocina tradicional mediterránea e incluyendo opciones veganas.

Por el momento quien abre sus puertas desde las 8:30 am es el Beneficio de la Duda, en dónde hoy les saludo disfrutando de unos chilaquiles verdes ¡imperdibles! y un matcha beneficio.

Sí mis queridos moustiques, mi recomendación es que agenden una visita a este lugar y se den la oportunidad de consentir el paladar.

¡Gracias Ana María y Frank por las atenciones brindadas, es un agasajo visitarlos!

Sobre Mariana "Fan"