Conoce la solución para verte y sentirte como quieres.

Esta semana en vez de hablar de moda, decidí hablar de mí, de ti, de mi mejor amiga y de la tuya, de la mujer que admiras y de la que no soportas. Todas en algún momento de la vida nos hemos sentido feas, gordas, inseguras y rechazadas, aunque demostremos tener una autoestima más alta que la de Kim Kardashian quién a pesar de posar segura con minifalda y escote estando embarazada, también se ha sentido el ser más feo del planeta.

Desde mis tiempos de adolescencia me obsesioné con ser atractiva y delgada; lo logré, pero con eso no gané nada hasta que entendí que la verdadera belleza esta en la cabeza y en el corazón y que cuando te aceptas a ti misma y realmente te quieres, no habrá nadie que te haga sentir mal. No existe herramienta más poderosa que la seguridad en ti misma. Conocerte, entenderte, aceptarte, saber lo que te queda y tener claro cómo quieres verte es el primer paso para conseguirla.

Casualmente he descubierto que las personas más bellas del planeta y las que se dedican a hacer más bellas a otras sufrieron al igual que yo y que tú, Kate Middleton, próxima reina de Inglaterra, el bloggero más popular, el Celebrity coach, la top stylist y el consultor de belleza más cotizado, la curadora de arte que no sale de los masajes reductivos, las modelos que no soportan sus orejas y dientes, la directora de una luxury brand que admite volverse loca al llegar a un lugar y no acaparar las miradas como lo hacía hace diez años, y así podría contarles mil historias, pero no necesito hacerlo, ya se las saben de memoria.

¿Por qué nos quita el sueño tener una arruga, un grano, o el brazo colgado, pero no hacer malas caras, discriminar, o mentir?

¿Por qué somos mujeres exitosas, inteligentes y poderosas pero la confianza se va al suelo al tener dos kilos de más?

La belleza es la suma de un todo, interior y exterior, todas somos diferentes y cada una es especial.

No pretendo parecer la Madre Teresa, no estoy ni cerca de serlo, confieso que hace algún tiempo lloré como desquiciada por haber engordado y llegué a maquillarme para dormir para que mi novio no notará que me habían salido granos, ¿qué tal la loca? Solo quiero compartir con ustedes que el verdadero esfuerzo debe estar en embellecer el alma y el corazón, con amor, perdón y gratitud, trust me, la paz refleja una luz más intensa que la que brinda el mejor tratamiento de Dr. Brandt. Las ojeras se cubren con maquillaje, pero la envidia y la soberbia ni con pintura Comex. Hay que entender la perfección de ser imperfectas…

La moda siempre ha sido mi pasión, pero encontré en la consultoría de imagen una gran satisfacción al poder compartir con mis clientas y alumnas las herramientas que les ayudan a conocerse, entenderse, aceptarse y verse como siempre soñaron para lograr cualquiera que sea su objetivo, transformando con trucos de estilismo y maquillaje no solo su físico sino también su mente y corazón. A veces lo que consideramos un defecto, es lo que nos hace más bellas, solo hay que aprender cómo proyectarlo.

Sobre Annie