¿Quién soy yo?

| “¿Quién  soy yo? ¿Soy el hijo de un panda, aprendíz / maestro, amigo / familia? Pues resulta que soy todos ellos…”

Para quien no esté familiarizado con la película familiar Kung Fu Panda 3, permítanme decirles que se han perdido de una exquisita película, repleta de mensajes importantes, digamos que nos explican con manzanas conceptos clave para reflexionar e inclusive llevar a la práctica. |

La pregunta es sencilla,  la respuesta es la que en ocasiones se complica al  quererla desglosar.

¿Quién soy yo? ¿Quién soy yo después de haber terminado la escuela? ¿Quién soy yo ahora que soy papá? ¿Quién soy ahora que no funcionó este plan? ¿Quién soy?

Todos los días estamos inmersos en roles, donde cada uno de ellos nos  demanda tiempo, atención, prioridad  e importancia. Todos los días recalculamos rutas, inclusive conspiramos con las estrellas para saldar de la mejor manera nuestras responsabilidades, pendientes, sueños e intentamos no dejar cabos sueltos.

Todos y cada uno de los días “somos” y en esa elección definimos el camino y el reflejo del espejo.

Pero ¿quienes son, lo saben con certeza?


Todos y cada uno de los días “somos” y en esa elección definimos el camino y el reflejo del espejo.


En lo personal desde que me convertí en mamá la tarea de respetar mi identidad se convirtió en un camino de terracería, por momentos adopté la forma y centré mi todo en ese rol; dejé en segundo plano muchos otros roles incluyendo los tacones, los aretes largos, las horas extra de sueño y la comida caliente, mi rol de amiga e inclusive el de amante.

Y la maternidad no era la culpable, no me tomó presa. Yo me escondí tras ella y dejé vacacionar mi individualidad & con ella parte de mi identidad.

El equilibrio siempre será un constante ir y venir entre negociaciones internas, pero intentemos respetar nuestra esencia, pasiones, propósitos y raíces.

Si el “yo” no se siente feliz,  viviremos a medias, compartiendo migajas de tal vez un universo maravilloso que podemos enseñar.

Constantemente hagámonos la pregunta, aplaudámonos por los aciertos y los aprendizajes, ovacionemos los rasgos que nos hacen únicos, honremos los verbos & emociones que nos caracterizan y no nos olvidemos entre papeles – guiones, asfalto y listas de compras.

Sé quien decide amarse antes de compartirse.

¿Quién soy yo?

Soy el inicio y la continuidad de “algo” que va más allá de mi nariz, soy el paso que está por cruzar la calle y las huellas que quedaron marcadas en lo que fue cemento fresco. Soy el suspiro y el respiro para alguien. Soy la mano que sostiene y aquella que toma la pala para seguir arando.

Soy quien no sabía cocinar pero conocía perfecto los elementos de la materia.

Soy el centímetro que faltaba para alcanzar el banderín y el eslabón que decidió romper con la cadena. Soy el vientre que brindó vida y el alma que ha decidido reconstruirse.

Soy la vela de rescate y el nudo de carga. Soy quien despierta primero y en ocasiones soy quien sueña a paso lento.

Soy quien mientras se abotona el vestido sonríe al recordar su identidad. Soy quien se sube en un par de tacones y corre un maratón. Soy quien camina descalza en el fuego mirándote del otro lado, confiando.

Soy quien se asusta pero no da coba al miedo.

Soy quien cuando dice “NO” no está pensando en un “luego”. Soy quien decide “ser” antes de pensar en dónde estará.

Soy quien canta mientras corre y tararea cuando ama. Soy quien brinca en charcos y te cobija en un abrazo. Soy quien no disimula sus emociones y quien maquilla perfecto sus pestañas.

Soy quien ha aprendido que CREER es la clave para CREAR.

Soy quien le rinde un aplauso a sus años, a la vida, las arrugas y al kilo extra. Soy, repito, quien mientras se abotona el vestido se siente orgullosa de haber perdido la cabeza pero no así, extraviado su identidad.

| Mis queridos moustiques seamos fieles a nuestros principios, honremos nuestra individualidad rica en roles y matices. Abracemos nuestra esencia, gustos, pasiones…

¡Demos ese primer paso para compartir vida y corazón!

Caminemos, evolucionemos, deshagamos y comencemos,  pero todo ello sin perder nuestra identidad.

Sobre Mariana "Fan"