La responsabilidad, pieza clave para encontrar la paz.

El mundo no es de los valientes, sino de los que afrontan con responsabilidad las consecuencias de sus decisiones…

Antes de irse, mi abuela me hizo repasar detenidamente un par de párrafos de nuestro diario; día y noche no paraba de hablar hasta quedarse dormida, agotada de tanto aconsejarme, dictarme e inclusive corregirme.

Una cosa en la que me insistía en demasía era en que enriqueciera a mis vivos, que así era como iba a honrar a mis muertos.

“… De nada sirve fantasear con quienes ya se fueron mija’ , los que sueltas o quienes ya se han ido debes rendirles tributo dando vida a quienes caminan a tu lado tangibles…

Sé que cuando se pierde a alguien tenemos la tendencia de idealizar, de no recordar lo malo sino de poner en mayúsculas las virtudes, los buenos ratos e inclusive hasta nos formamos cuentos. Pero sabes mija’ el mejor tributo para quien te quiso y a quien amaste en vida es replicar los buenos sentimientos a diario, con los rostros amigos, los hijos, la familia, tu pareja…

Cuando yo me vaya me sentiré tranquila sabiendo que no te harás la mártir cuando hayas tomado una decisión apresurada, cuando tengas que aceptar que fallaste e inclusive cuando te faltara la salud, confío en que te sacudirás y seguirás viviendo… No necesito traer a la mesa la palabra “guerrera / valiente” tu sabes bien que el mundo es de quienes afrontan con buena actitud las consecuencias de sus acciones y no andan ahí lloriqueando o echándole a otro la carga.

Cada que te miro, me siento tranquila, tranquila sabiendo que te aceptas imperfecta y a veces ignorante pero no por eso te permites caer en la mediocridad ni en el vacío. Me tranquiliza saber que buscarás en ti la salida y encontrarás una mano que te eche una pala para continuar sembrando.”


Vivir es la misión

soltar es sólo un ejercicio de ensayo y error.


Mis queridos moustiques, sé que en ocasiones el mundo parece venirse en pequeñas partes como granizos, también sé que el mundo cada vez pareciera competir y jalarnos a la invalidación de nuestras virtudes y habilidades. Sé también que los valores están sufriendo de anorexia y que cada vez se requiere de mayor inteligencia emocional para superar las crisis en las relaciones humanas (en todos los ámbitos).

Sé que sí, en ocasiones pareciera que nos bebemos los problemas de un sorbo y nos queda amarga la mente y el corazón.

Pero también sé que cada uno contamos con una mente maravillosa que puede cambiar el chip del cómo reaccionamos ante todo.

Mi abuela no solía apapachar las tristezas, las frustraciones ni las enfermedades, siempre solía darse un buen baño de agua tibia, tomarse una tisana y saliendo ponerse descalza en tierra firme.

Yo hoy nos invito a siempre confiar en nosotros mismos, en la luz que irradiemos y en el amor que generemos.

Sin lugar a dudas si seguimos lo anterior habrá una mano, una pala y un corazón que haga equipo con nosotros, que nos ayude a salir a flote, a continuar e inclusive nos eche una mano  para cortar la soga de la que no queremos soltarnos para empezar a navegar.

Soltemos y enriquezcamos nuestra vida con obras, con nexos y sonrisas.  A todo tiempo buena cara, vivamos con responsabilidad y paz, que para algo y por algo tomamos el camino A o el camino Z.

Cómo siempre los abrazo y les deseo una vida repleta de momentos que contar y personas que honrar.

Sobre Mariana "Fan"