Bandai

La ilusión sigue intacta, inclusive recuerdo claramente la emoción cuando era niña al elegir un juguete, “el más deseado” esperando que  Santa o los Reyes Magos me lo dejarán bajo el árbol.

Hoy que soy mamá vuelvo a emocionarme, se me vuelve a revolver el estómago e igual brinco de alegría cuando miro las caritas de mis hijos repletas de magia, ilusión y alegría al encontrar lo que solicitaron en su cartita.

Si algo ha sido importante inculcar en la familia mono es el hecho de valorar lo que se tiene, no desear ni atesorar cosas materiales sino experiencias, pero obvio y sin lugar a dudas uno de niño si desea tener ese juguete que miras con ojos de plato detrás de un aparador o que viste en algún video, catálogo de juguetes o que lo miraste de reojo mientras acompañabas por las compras.


La inocencia e ilusión son con límite de tiempo.

Son pocos los años en los que la magia está intacta, disfrutemos esos momentos y respetemos “su momento de creer y crear”.


Hace unas semanas nos embarcamos junto con Santa en una aventura extrema, resulta que había una lista de “sugerencias / peticiones” por parte de mi hija pequeña. Una muñequita que es la replica en miniatura de su personaje de moda favorito: Miraculous ladybug.

¿Y por qué no? un millón de niñas pensaron lo mismo que ella, así que empezó una misión tipo 007  de juguetería en juguetería, sí, los renos quedaron cansados y los elfos ¡ni les cuento, terminaron rezando el rosario!

Y es que Santa, los Reyes y sus ayudantes se paran de cabeza con tal de cumplir cabalmente las peticiones de los pequeños y pocas veces se les ovaciona como se es debido.

La noche de Reyes renueva nuestros votos con la ilusión. No dejemos de ser niños.

Y entre el viacrucis y aventura navideña me tocó saber de historias similares y es que Bandai se voló la barda este año, digamos que dío un touchdown a los intereses de los pequeños y fue de los consentidos, por mencionar algunos ejemplos tenemos: el disfraz de miraculous ladybug, toda la colección de shopkings, la línea de Peppa Pig, los muñequitos de acción de Dragon Ball Z (qué pareciera que es una moda que se hereda), los adorados  muñequitos de Ben&Holly, los power rangers y los adictivos y coleccionables grossery-gang.

Para quienes somos papás, sé que les sonaron muy familiares los juguetes anteriores, así que coincidirán conmigo de que BANDAI resultó ser una marca que tuvimos muy presente en esta Navidad y próximo día de Reyes.

Reconozcamos que al igual que nuestros hijos morimos por pedir la colección de Shopkings, el muñequito de los power rangers que nos faltó de niños e inclusive ya quisiéramos que nos quedaran los guantes del disfraz de miracolous ladybug.

Mi recomendación es que no perdamos la ilusión y tampoco que decaigan los ánimos queridos reyes magos, aunque tengan en la lista #ElJugueteMásDeseado siempre habrá uno en existencia perdido en bodega.

Sin más les dejo un fuerte abrazo esperando Santa les haya dejado una bota llena de deliciosas sonrisas y reconfortables abrazos y la noche de reyes les reitere los votos con la magia, el amor y la convicción de que creyendo también se “crea”.

Cómo siempre gracias por picarse,leer y compartir.

Sobre Mariana "Fan"