Entre rabietas te veas.

Ultimamente me terapeo más seguido que antes y sí, a veces me tapo un ojo, el otro y me hago güey…

Veo lo que me gusta y en ocasiones tapo el sol con un dedo, porque pues no siempre es bonito lo que se ve ni tampoco lo que tendemos a juzgar.

Y es que nos es más sencillo mirar al vecino antes de peinarnos el gallo que traemos en la cabeza, se nos da con facilidad soltar la lengua y esconder la mano – cómo diría mi abuela –

 


Migajas

Tenemos un corazón de condominio que reparte migajas de pan en el camino; repartamos la cantidad justa a los corazones que estén ávidos por compartir y no ansiosos por consumir.


Hace unos días morí del dolor de pansa, los colores me subieron como la bilirrubina, hice berrinche en el piso, me jale el cabello y seguro hasta me salió fuego por los ojos; me enojé y me des-enojé con una amiga, ella no lo supo jajaja porque pues ya saben, como buena virgo me tragué la emoción e invoqué a mi lado más primitivo, osea guardé silencio, no aclaré las cosas y mejor hice una historia fantástica con miles de argumentos en mi cabeza.

¿Qué pasó? Pues que tuve que recurrir al recetario-diario de las máximas de mi abuela para encontrar un poco de madurez y encontré las siguientes líneas que les comparto, con la finalidad de que en algún momento de su vida les sea de utilidad:

“…sabes, mi corazón es de condominio tal vez te pase igual, siempre traigo en mi mandil un pedazo de pan porque en el camino voy repartiendo migajas a cuanto gorrión se tome el tiempo de cantar a mi lado, antes tu abuelo decía que yo estaba loca, que para qué me tomaba el tiempo de compartir un pan del “bueno” con seres que ni las gracias me darían. Hoy ha entendido que no reparto con la finalidad de obtener una respuesta del gorrión, brindo para continuar sembrando amor y con suerte que la vida me responda de la misma manera. En ocasiones mija’ repartimos una miga de amor esperando fructifique y eso, es un error; debemos compartir migas como ofrenda a la vida. No te enojes, no hagas rabietas si la comadre, el gorrión, el trabajo o el enamorado no te correspondió de la forma en la que en tu cabeza esperabas, solo toma una miga de pan de tu mandil, mastica y observa a tu alrededor, seguro encontrarás el canto, la respuesta, la risa o el sape que te dará perspectiva y paz.”

La paz pende de una decisión. El amor debiera ser la respuesta.

Sí mis queridos moustiques, la evolución en ocasiones me pasa de largo, menos mal que tenemos el corazón y esos recordatorios de luz que nos devuelven al centro, uno donde podemos comenzar en un punto de infinitas posibilidades. Las relaciones humanas no son sencillas, pero recordemos que somos parte de un sistema en el que uno decide con qué tipo de persona interconectar.

Por mi parte intentaré pelearme menos mentalmente y ser una rayita más madura,  ser menos reactiva y más compasiva.

Como conclusión, nos invito a ser menos dramáticos, la vida es una y mientras perdemos el tiempo recreando historias en nuestra cabeza con 3 posibles finales, el tiempo pasa y la oportunidad de disfrutar se esfuma. Si algo nos molestó, aclarémoslo no dejando pasar más de 2 días, si pasa ese lapso “ya bye” ese arroz ya se coció, soltemos, démosle la importancia nula o menos nula que tiene y sigamos de frente.

Como siempre les agradezco el venir a picarse, leer y compartir.

Sobre Mariana "Fan"