Lo hermoso de vivir es que hay un principio y un fin.

“… el amor que yo siento por ti y tu por mi permanecerá en tierra, en los motivos que te harán sonreír y aquello que te hará ser mejor persona, no quisiera despedirme pero hemos disfrutado aún más de lo que imaginé,  me ha encantado compartir vida, verbos, constantes deseos en común y aquellos atardeceres de magia y silencio. Te dejo mi amor y me llevo el tuyo hasta mi ultimo pestañeo.”

Cuesta despedirse de alguien que te ha significado en demasía, lo sé, entiendo perfecto esa sensación de sentir que se te vacía por un momento el corazón y sientes que se te fractura el alma.

Mi abuela tuvo una vida repleta de sabiduría, inclusive en sus momentos primitivos nos enseñó que hay que hacer pan de ceniza y no permitir que las cenizas erosionen el suelo.

Casi llevo un año sobreviviendo a su ausencia, y cada que la extraño con fuerza, me abrazo a sus aprendizajes. Hoy vengo a ofrendarle unas letras, esperando que quienes hayan perdido a alguien cercano encuentren paz y logren honrar con amor a ese ser querido cuya herencia de amor sigue con nosotros.


El amor es un sobreviviente.

“…El amor siempre existe. Cuando extrañes, tómale de la mano, mira a tu costado, al frente o detrás, él  encontrará camino y ahí estaré.”


La recuerdo, con la mano siempre dispuesta a solidarizarse, con el abrazo siempre abierto a cobijarte, con el sabor a comida levanta muertos jaja y sí, con esa mirada que en un dos por tres te podía hacer trizas.

La recuerdo con el corazón siempre dispuesto a sentir y brindar, con la pala en la espalda por si se necesitaba sembrar el doble en ese corazón de piedra, con el estomago desanudando en el interior esa rabieta para que no saliera como bomba nuclear en tierra…

La recuerdo con los pies en tierra y la mente siempre soñadora, la recuerdo con las palabras adecuadas para hacerte reflexionar y el consejo certero para devolverte a tu centro.

La recuerdo con un madil repleto de migas y un rosario colgándole como collar de perlas, la recuerdo siempre orando por alguien más y sí, la recuerdo siempre construyendo…

El amor es un sobreviviente, en eso también tenía razón mi abuela, el amor te rescata cuando estás deshecho, el amor te sana y sí, el amor te motiva a ponerle color a la vida.

El amor de quienes se van nos acompañan, pendiéndonos del pecho.

El amor de quienes se despiden se queda en tierra, busquemos su rostro en las razones, motivos y personas en las que lo vemos reflejado.

| Mis queridos moustiques el puñado de tierra no entierra la herencia que nos dejan esos seres que cambian de código postal, honremos con vida nuestra estadía, una en donde las aventuras sean de ensueño y los aprendizajes nos enseñen a sembrar con humildad y a traducir el amor. |

Sobre Mariana "Fan"