Lactivista

Éste 1º de Agosto comenzó la semana Mundial de la Lactancia Materna,  para resumir brevemente: “…más de 170 países celebran el inicio de la Semana Mundial de la Lactancia Materna con el objetivo de fomentar la alimentación de los bebés con leche del seno materno, para su desarrollo y crecimiento saludable.”

Hace poco leía un artículo de Nestlé en su campaña “COMIENZO SANO, VIDA SANA”.

Sintetiza perfecto mi posición al respecto.

Es fundamental que el inicio de la vida de un bebé esté acompañado de nutrientes, amor; un inicio que le brinde los elementos necesarios para fortalecerse física y espiritualmente.

La lactancia materna va más allá de nutrir a un nuevo ser. Lactar simplifica también la contención y la cercanía. El cobijo una vez que ha dejado el interior de su madre, la confianza de saberle cercana y además que mientras se está alimentando pueda escuchar el palpitar de su madre, como cuando se encontraba en gestación.

Muchos podrán llamarme romántica y cursi al respecto, pero he comprobado por experiencia propia, que el periodo de lactancia y el vínculo que se forja es clave en el desarrollo físico y emocional del bebé.

Sí, yo soy una lactivista.

Constaté el fuerte compromiso de lo que implica una lactancia a libre demanda; la prueba de paciencia y resistencia que en momentos puede confrontarte con la idea de desistir. Y también constaté que todo vale la pena.


Quien lacta pone en práctica la entereza y el amor.

Una lactancia exitosa implica comprometerse con una buena alimentación, una dieta fuerte en paciencia y convicción.


Aún falta información, apoyo no sólo por parte de las empresas para aquellas mamás que laboran en un horario fijo, también falta información y apoyo por parte de los familiares y amigos cercanos. Sí, falta también la contención para una mamá que en ocasiones le sobrepasan los pendientes, las emociones y las dudas.

Falta aún empoderamiento de la lactancia y el respeto por ella.

¡Lactar o no lactar; esa no debería ser la cuestión!

La sociedad necesita lactar empatía.

Semana mundial de la lactancia materna, analicemos, reflexionemos e informémonos. Repliquemos los mensajes positivos, que le den a los nuevos miembros de la sociedad un inicio sano, un comienzo fuerte, unos cimientos que lo forjen en el amor.

Semana mundial de la lactancia materna, en donde lactivistas pareciera tuvieran que luchar para evangelizar; cuando el objetivo radica en informar, en despejar dudas y en decirle a quienes tienen la opción de LACTAR y optan por desistir ¡no te rindas, es posible si así lo quieres!

Lactar o no lactar, no debiera ser la cuestión…

Lactar por al menos 6 meses si hace la diferencia.

Y mamás, no esperen ovación de pie por el sacrificio, ni esperen al jefe de gobierno entregándoles las llaves de la ciudad; la recompensa la vivirán, constatarán que no sólo son capaces de crear vida, sino de nutrirla y en tierra firme verla germinar.

Como siempre gracias por leer, picarse y compartir.

Un abrazo.

Sobre Mariana "Fan"

Comments