My taste for the gourmet world started developing early in my life.  I was a teenager when I discovered a Jelly Belly, known as the Original Gourmet Jelly Bean.  Instantly I became a foodie!  I accredit these little pods of sugary perfection for developing my palette to what it is now…  Not really, but boy do I love them!  Some would say I have quite a peculiar taste.  My favorites are cappuchino, coconut, toasted marshmallow, and buttered popcorn.  Not individually, but all four together bursting an over-exaggerated taste of sweetness that I adore.  I had always heard the phrase; “you are what you eat” and that came true after giving birth with my adoration for these little candies.  It wasn’t because of them, but I sure thought about the irony of how years later this name could perfectly be tattooed across my abdomen and make sense.

Nobody told me that I was going to feel as though there was a dead jelly fish permanently clasped to my mid-section once my baby was no longer housed in there.  I don’t know if anyone had warned me it would have helped my discomfort but it was awful.  There is this custom in Mexico to bind your stomach with large bandages after delivery and it assists things in settling down.  I asked the nurse to do this for me at the hospital and it was the worst thing ever.  Leave it to my body to reject generations of tradition, but the opposite effect happened.  I blew up like Violet Beauregarde from Willy Woka’s from the bottom of my chest all through my hips.  It was insane!  Turns out, modern advancements are much better suited for my body.  Here’s my tip for this week…  The answer to not feeling like a walking vat of fluff:  Spanx!

Wear them all day, everyday.  Buy several if you have to, I promise they help the swelling go down, especially after a c-section.  Slowly, with persistence, your figure will come back if you want it to, but don’t get discouraged.  I met a dancer while pregnant in the Prada store in Soho, NY.  She was so sweet talking about my growing belly and told me she has two kids.  I looked at her perfect silhouette and asked how on earth she did it.  Her answer was in the back of my head until I was finally comfortable in my own skin, “Give it a year.  Work really hard and after that time you’ll finally feel like yourself again”.  Thank you beautiful woman, I couldn’t have put it better myself!  Now this wisdom is yours to use…

El gusto por el mundo gourmet empezó a desarrollarse en mi a muy temprana edad. Era una adolescente cuando descubrí los Jelly Belly, mejor conocidos como los originales y gourmets Jelly Bean. En ese instante me convertí en una foodie. Les doy todo el credito  a estas pequeñas vainas perfectas y azucaradas de desarrollar mi paleta de sabores a lo que es hoy… Bueno, en realidad no, pero como las amo! Algunos podrán decir que tengo un gusto peculiar. Mis favoritos son cappuchino, coco, malvaviscos, y palomitas con mantequilla. Y no individualmente, los cuatro juntos explotando un sabor exagerado de dulzura que adoro.  Siempre había escuchado la frase; “eres lo que comes” y eso fue verdad gracias a estos dulcecitos después de dar a luz. No fue solo a causa ellos, pero pensé en lo irónico de como años después su nombre podría estar tatuado en mi abdomen y hacer todo el sentido.

Nadie me dijo que iba a sentir que como si hubiera una medusa muerta permanentemente pegada a mi vientre una vez que mi bebé ya no habitara ahí. No se si hubiera hecho diferencia que alguien me lo advirtiera, o si hubiera aminorado mi malestar, pero simplemente fue horrible. Existe en México esta costumbre de utilizar un disfraz de vendajes después de dar a luz para ayudarte a poner las cosas en su lugar. Le pedí a la enfermera que hiciera esto por mi en el hospital y fue lo peor. No deje a mi cuerpo rechazar generaciones de tradición, pero el efecto contrario sucedió. Reventé como Violet Beauregarde de Willy Wonka desde la parte baja de mi pecho hasta mis caderas. Fue lo locura! Resulta que, los avances modernos son mucho mas adecuados para mi cuerpo. Así que aquí esta mi consejo para esta semana….La respuesta para no sentirse como una gelatina andante: Spanx!

Úsalos todos los días, durante todo el día. Compra muchos si es necesario, Te prometo que ayudarán a disminuir la hinchazón, especialmente después de una cesárea. Lentamente, y con persistencia, tu figura volverá si así lo quieres, pero no te desanimes. Conoci a una bailarina durante mi embarazo en Soho, en la tienda de Prada. Ella fue tan linda hablando de mi barriga creciente, me dijo que tenía dos hijos. Vi la perfección en su silueta y le pregunté que como le había sido posible lograrlo. Su respuesta estuvo en mi cabeza hasta que fue tiempo de comprobarlo en mi propia piel., “Date un año. Trabaja realmente duro y después de ese tiempo finalmente te volverás a sentir como tu otra vez”.

Gracias a ti querida, no lo pude haber puesto yo en mejores palabras! Ahora ya lo sabes tu también, esta en tus manos usarlo…

marion@moustique.com.mx'

Sobre Marion Martínez

Comments