Oh-Biology #Sugar&SpiceWhatAboutNice? 1

Oh, Biology.   When you start learning it in school you pay attention but are mostly interested in the cute guy sitting next to you or what you and your friends are doing that weekend.  Then comes sexual education.  You go cause you have to and sit through the class looking everywhere but at anyone’s eyes, especially the teachers.   For the most part you archive most everything learned, but some things linger in the back of our minds.  Growing up there is an awkward feeling about our bodies that makes us just not want to talk about it even though everywhere we go we are reminded they’re important, our shrines.  Teenage years are over and then there’s the ultimate revolution of loving and exploring our bodies on another level.  Fitness, intimacy, even self-destruction.  But for women, where does it all lead?

I had heard about the biological clock, mostly on TV. or movies, but never was aware what on earth it meant.  Then it hit me.  I was 24 and my instinct to be a mother kicked in full force.  I want kids!  I wanted kids that very moment!  I always wanted to be a young mom and I was ready!!!  There was just a little problem…   I certainly wasn’t married, not even close.   I know now a day’s family is the most unconventional they have ever been, but in my head I had to be married so kids would have to wait.  But, the more time passed, the more my fixation grew.   Then it happened, my Prince Charming (or as he calls himself, Emperor King Chark) arrived.  He was perfect for me and of course was a perfect daddy to his cats and my dog so he was The One.  Romance, passion, ironing out issues, marriage, honeymoon stage…  It was fabulous!  But, all of a sudden I turned to him and said, “I’m bored, I’m ready for kids.”  To me the statement made the most perfect sense, to him, it was the most idiotic form of expressing the want for such a huge responsibility.  At this point, I was 29.

So, he wasn’t ready but I was.   What to do???  I started preparing my body.  It made perfect sense.  You can say I was a little bit of a party Lady and well, it couldn’t hurt.  I spent the next year and a half getting as fit as I could through a healthiest lifestyle, detoxing, and exercise.  It was a total choice and it was not easy, but I think the outcome was the biggest gift I could have given myself prior to what was about to come…

 

 

Biología… Cuando empiezas a aprenderla en la escuela si, de acuerdo, pones atención, pero en realidad estas más interesada en el guapo que se sienta al lado o en que vas a hacer con tus amigos el fin de semana. Luego vienen las clases de  educación sexual. Uno va porque tiene que ir  aunque termines viendo a todas partes excepto claro, a los ojos de alguien, especialmente de los maestros. Todo lo que aprendemos en su mayoría lo archivamos, pero hay cosas que permanecen en el fondo de nuestras mentes.

Crecer no es una sensación cómoda, hay un sentimiento raro acerca de nuestros cuerpos que nos hace no querer hablar de ellos a pesar de que todo el mundo nos recuerda lo importantes que son nuestros “santuarios”. Los años de  adolescencia terminan y luego está la última revolución de amar y explorar nuestro cuerpo a otro nivel. Gimnasio, intimidad, incluso auto-destrucción. Pero para las mujeres, ¿ a dónde lleva todo esto?

Ya había oído hablar del reloj biológico, sobre todo en la televisión y en las películas, pero nunca fui consciente de lo que realmente  significaba. Entonces me di cuenta. Tenía 24 años y mi instinto de ser madre  me golpeó de lleno.

Quiero hijos! Quiero hijos en este momento! Siempre quise ser una mamá joven y estaba lista! Sólo había un pequeño problema … no estaba casada, ni cerca de estarlo . Las familia hoy en día es una figura tan poco convencional como nunca lo ha sido, pero en mi cabeza tenía que estar casada, asi que los hijos tendrían que esperar. Sin embargo, cuanto más tiempo pasaba, más crecía mi fijación. Entonces sucedió, mi príncipe azul (o como el se auto nombra “emperador rey Chark”) llegó. Era perfecto para mí y, por supuesto, era un padre perfecto para sus gatos y mi perro así que decidí que era el. Romance, pasión, limar las asperezas, el matrimonio, la etapa de luna de miel … todo fue maravilloso! Pero, de repente, me volví hacia él y le dije: “Estoy aburrida, estoy lista para los niños.” Para mí esta  declaración hacía el sentido más perfecto, para el  era la forma más estúpida de expresar el deseo para una responsabilidad tan grande. En este punto, yo tenía 29 años.

Por lo tanto, el no estaba listo pero yo sí. ¿Qué hacer?

Empecé a preparar mi cuerpo para la maternidad., lo cual me pareció lo correcto. Puedo decir que era un poco mmm “la señorita fiesta” así que me pasé el siguiente año y medio poniéndome tan en forma como pude a través de un estilo de vida saludable, la desintoxicación, y el ejercicio. Fue una elección total y no fue fácil, pero creo que el resultado fue el mejor regalo que podría haber dado a  lo que estaba por venir …

marion@moustique.com.mx'

Sobre Marion Martínez