La locura sucumbió y el teatro fue el escenario

30 actores, 6 dramaturgos, 6 directores en la creación de la mejor locura que he vivído, una bienvenida al Teatro que jamás olvidaré.

24plays3La noche del 16 de diciembre inició todo, el lugar el Teatro Milán, por primera vez nos reuníamos todos, entre caras conocidas, amigos y nuevas caras estabamos a punto de iniciar lo que sería el maratón de “The 24 Hour Plays” en México donde tendríamos que escribir, ensayar y montar 6 obras de máximo 10 minutos para presentarse la noche del 17 de diciembre, para apoyo de la Fundación Rayuela.

La emoción se sentía, todos ya queríamos comenzar, primera nos presentamos, donde cada quien tenía que llevar un objeto que podía servir de inspiración, una prenda de vestuario que podía ser utilizada en alguna de las obras, a mí se me olvidó llevar algo y hasta estuve a punto de donar mi sweater pero al unisono me dijeron que no, ya que pasaría la noche escribiendo en el teatro. Nos tomamos la foto de grupo oficial con todos los integrantes y poco después de la media noche director y actores se fueron a sus casas.

24plays4 24plays1

Lo siguiente fue la selección de los elencos que nos darían la inspriación para nuestra obra, por medio de un sorteo pasaríamos a elegir, a mí me tocó el número 5 y “Los Juegos del Hambre Comenzaron”, después de elegir y cambiar como tazo a un par de actores tenía mi elenco y puff,que elenco: Alberto Estrella, Alfonso Dosal, Regina Blandón, Sara Pinet y Ana González Bello.

Sabía que tenía un elenco 24plays7con el que podía jugar y explotar, el reto no era solo escribir y entregar una obra de 10 páginas a las 7:00 am, era dar una historia redonda, que resultara reto también para ellos, no unicamente en memoria, sabía que tenía un reparto que podía insipirar eso y más. Me tocó el cámerino 5 y traté de estar cómodo, pero no estaba en mi zona de confort, el piso, acostado, sentado, en el baño, en el pasillo, me decía “Escribe, sólo escribe”, “Empieza, ya después vas puliendo, sólo empieza”. Poco a poco observando mis fotos, tomando notas “¿Qué historia quiero contar?” “Es un padre y ellos sus hijos”, encontrar una historia para cinco personajes que jugaran durante 10 minutos, darles su lugar a todos, “Escribe, sólo escribe”. Decidí hacer una historia sobre un hombre que tenía Alzheimer desde hace dos años y como al tener un breve momento de lucides, sus memorias, fantasmas e hijos son la razón para querer recordar ¿parecía sencillo no?

Eran las 4AM y llegó el tan temido bloqueo, entre compañeros, Joserra Zúñiga, Juan Ríos Cantú, Elisa Quijeiro, Alberto Lomnitz y Bárbara Colio, vivíamos la misma situación, cada uno tenía el mismo tiempo para entregar su historia. “¿Cómo vas?” “¿Te puedo contar mi idea?” “Es qué no sé si me estoy aferrando a algo que no es” era lo que decía, parecía que pedía auxilio, el reloj corría, tenía que entregar algo, lo que fuera, lo mío. Entre al camerino, me puse mi audifónos y escribía, toma agua, ahora té, ve al baño, come galletas, mira fotos, escucha música, vuelve a repetir.

A las 5:30AM me doy cuenta que no había elegido un título aún y escuchando música llegue a “The Man on The Moon” de R.E.M, un hombre, en medio en la luna, flotando, ¿Alzheimer? Tuvo sentido para mí y de pronto apareció ese nombre, salvador de vida e inspiración: Bob Dylan. De pronto todo tuvo una razón y a las casi 6AM solté en mi cabeza y en voz alta la peor locura que se me pudo ocurrir: VOY A EMPEZAR DE CERO.

No sé preocupen me arrepentí a los 20 minutos, constantemente pasaban a echárme un ojo, “¿Todo bien?” “¿Necesitas algo?” “¿Alguna duda?” hasta que llegó la tan temída frase “Tienes sólo 1 hora más”. A pulir, corregir, quitar, poner, había que entregar, no podía hacer más. Dieron las 7AM y entregue mi texto, me sentía tranquilo de haberlo logrado, pero seguía lo más interesante: ¿Quién iba a dirigir la obra? ¿Al elenco les gustaría lo que escribí? ¿Me van a odiar? ¿A mentar la madre?

Cansado después de desayunar llegue a mi casa, traté de dormir, pero no podía, tenía muchas ganas de saber que pasaba, como iban, fui el más stalker en las redes sociales, quería enterarme, una foto, un mensaje, ALGO que me dijera que pasaba, yo ya había hecho lo mío, entregué mi parte, ya no podía más, ansiaba que fueran las 7:30PM para poder regresar al teatro. Camino al teatro, me llega LA FOTO, el Director Carlos Corona y el elenco avisando que faltaba muy poco para presentarse, al ver la foto, ERA OFICIAL, esto estaba a punto de pasar.

24plays824plays6

Llegar al Teatro Milán y ver la energía de los 6 equipos que habían puesto tiempo, talento, dedicación, era emocionante, el público comenzaba llegar, mi equipo estaba contento, satisfecho con la historia y eso me tranquilizaba, “No puedes ver el ensayo, es sorpresa”, la hora se acercaba y el teatro comenzaba a llenar de abrazos, espectativas, “mucha mierda”, “¿cuál es tú obra?”, “mucha mierda”.

Un círculo Mariana Garza, Pablo Perroni, Roberto Cavazos y todos los integrantes tomados de la mano, lo logramos, el teatro lo hacemos todos, gracias por aceptar aventarse sin paracaídas: “Bienvenidos, esto es “The 24 Hour Plays: México”, tercera llamada, tercera“…¿El resultado?

Probablemente se quedará en mi memoria y mi corazón el resto de mi vida, ver el trabajo de todos mis compañeros, se estaba logrando, las obras salían, el público reía, los actores lo estaban haciendo, todos aplaudíamos, nos felicitiabamos, sentados en medio de la oscuridad en las escaleras, productores, directores, actores y dramaturgos, veíamos los trabajos del otro y se sentía increíble.

Intermedio, “El Hombre En La Luna” sería la obra que iniciaría el 2do acto, entre nervios y emociones que no entendía, me aleje por un segundo y observé, vi a mi alrededor, un teatro lleno, un escenario, actores tras bambalinas a la espera y lo entendí: Un texto mío estaba a punto de presentarse en un teatro por primera vez. Tercera llamada, comenzamos.

24plays11 24plays10

La respuesta del público, el aplauso, la dirección de Carlos Corona rebaso cualquier expectativa que pudiera tener, la entrega del elenco, el honor de entregarle a uno de los grandes como Alberto Estrella, el talento de a quienes admiro como Alfonso Dosal, Regina Blandón y Sara Pinet y la grata sorpresa de un actriz como Ana González Bello donde todos hicímos equipo. Fue único e irrepetible, tal cual lo vi, junto con el público, fue ese momento, efímero, memorable…Y sí no lo pude evitar, la emoción fue más grande que yo.

Curtain Call, ¡LO LOGRAMOS! 6 obras en 24 horas, me dieron una de las mejores experiencias, fue cerrar el año, fue entregarme a una pasión que traía desde hace tiempo, dije en 2014 quiero hacer teatro, después de la experiencia Microteatro México, lo que me regaló “The 24 Hour Plays: México” es indescriptible. Lo volvería a hacer sin pensarlo, una, dos, cien veces.

Lograr en equipo para Fundación Rayuela donde se recaudaron casi $75,000 un Teatro Lleno, Boletos Agotados y que la experiencia valiera la pena para el público y desde donde nos toca, la trinchera del creador, crear, entretener. Gracias por darme una Bienvenida al Teatro y con esto digo ¡QUE VIVA EL TEATRO!

Sobre Reynolds Robledo