EL LOBO DE WALL STREET

Titulo Original: The Wolf Of Wall Street                                                                                                                 Director: Martin Scorsese
Guión: Terence Winter
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Matthew McConaughey, Jon Favreau, Kyle Chandler, Rob Reiner, Jean Dujardin, Pj Byrne, Kenneth Choi.

Quien haya inventado la palabra “MÁS” tenía un gran pozo que llenar, dicen que “más” es bueno, siempre es bueno tener “más”, un poco más de todo, más trabajo, más dinero, más sexo, más felicidad, más siempre más.

Los excesos, la ambición, los deseos, el subir y bajar, por qué todos amamos ver a alguien subir, pero hay más de una sonrisa cuando alguien cae.

La nueva cinta del Director Martin Scorsese “El Lobo de Wall Street” significa la quinta colaboración al lado del actor Leonardo DiCaprio, podría decir que es una de sus mejores actuaciones, pero siendo honestos, DiCaprio es uno de los mejores de su generación, así que tal vez si saliera leyendo la Sección Amarilla lo haría increíble.

Scorsese es un director que sabe elegir que historias contar, a veces se puede sentir como busca retratar a la perfección estos mundos tan sórdidos en su agenda (“Casino”, “Taxi Driver”, “Los Infiltrados”) en el caso de “El Lobo de Wall Steet” basada en el libro del mismo nombre la autobiografía de Jordan Belfort, un corredor de bolsa que en la década de los noventas a sus 26 años había logrado hacer $49 millones de dólares, vendiendo acciones a gente sin dinero, a base de su mejor arma: Su don de convencimiento.

Un líder nato, el lobo de una manada hambrienta de dinero, un mundo donde los gangster típicos de Scorsese, no usan pistola, tiene otras armas, donde los excesos los llevan a perderse en ese bosque.

La cinta (que dura casi tres horas) tiene a cargo al escritor Terrence Winter (“Los Sopranos”, “Boardwalk Empire”) tiene un ritmo vertiginoso, a pesar de su duración, la historia corre a buen ritmo, siempre en alto, sin dar oportunidad de digerir. Es cierto, el mundo que plantea gira de esa manera, todo es rápido y estrepitoso, que uno espera que choque contra la pared en cualquier momento, así que uno se pregunta ¿tres horas? really?

El personaje de Jordan nos lleva todo el tiempo de la mano, ya sea con voz en off o rompiendo la cuarta pared, hablando directo a cámara, Jordan quiere vendernos su historia, quiere mostrarnos cada momento, no quiere guardarse nada, todo lo oscuro sale a la luz y aun así logra una gran venta. Es un gladiador, que sale a la batalla, que tiene un ejército detrás de él, que cree en él. Destacada la actuación de Jonah Hill (“Superbad”) quien logra con DiCaprio una de las mejores secuencias en la cinta, donde un teléfono, una pelea en la cocina y Popeye El Marino, dan la mezcla perfecta.

La música a cargo de Robbie Robertson es otro gran acierto de la cinta, con canciones de Billy Joel, The Lemonheads, Jimmy Castor, Cannonball Adderley, Romeo Void entre otros, sin duda de lo mejor de la cinta.

El mayor “pero” en la cinta, es que después de un rato se convierte un tanto redundante en su planteamiento, queda claro el mundo que el personaje se ha creado, no se ve un remordimiento como tal, al contrario, es un niño que se siente mal por ser atrapado y no por haber robado el dulce. Los excesos van y vienen, siempre hay más, desde su primer matrimonio, pasando por el segundo y como esta vida de lujos y excesos terminan por derrumbarlo, claro sin perder el lujo y el privilegio de ser un hombre poderoso y millonario, la ironía y sarcasmo abundan durante la cinta y logra momentos hilarantes en medio del patetismo de algunos personajes.

Como dicen, nada con exceso, todo con medida y a veces menos es más. La cinta funciona perfectamente, aunque no le hubiera hecho mal hacerla más corta (aunque duraba 4 horas originalmente). Uno entiende perfectamente a la primera y tanta repetición de lo mismo puede volverse tediosa.

La nominación a los Globos de Oro para DiCaprio y la cinta son merecidas, cabe mencionar que ni su director, ni el guion, así como el resto del reparto recibieron nominación. Ya sabemos que DiCaprio es un Rey Sin Corona en este tipo de premiaciones, habrá que esperar.

La carrera al OSCAR comienza ¿No les emociona? ¡Yo no puedo de la emoción!

Ya en cartelera, nos leemos a la próxima.

Sobre Reynolds Robledo