Se presenta en el Foro Lucerna la puesta en escena

Hay un ensayo, hecho para entender la locura, que dice que cuando alguien se desconecta del mundo, es por que busca una 2da oportunidad. No tiene por que tener sentido, ni siquiera tiene que ser del todo explicado.

Dicen que los niños, los borrachos y los locos siempre dicen la verdad, la que nos negamos, la que duele, ante esta idea el texto de “El Loco y La Camisa” del argentino Nelson Valente, busca a través de la naturalidad, mostrarnos a una familia que está a punto de enfrentarse a su verdad.

La adaptación en México corre a cargo de Ignacio Riva Palacios quien además produce y protagoniza la pieza al lado de Emilio Guerrero, Verónica Langer, Sonia Couoh y Manuel Balbi bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui.

La historia empieza en una casa, con una familia, un hombre que quiere leer su periódico y una mujer que busca planchar sus camisas y su preocupación ante una situación familiar que los puede perjudicar y de como su esposo no le pone atención. La presencia de su hijo “Beto” quien tiene una alteración mental y como se hace escuchar con un disparo.

El personaje de “Beto” interpretado por Ignacio Riva Palacios es como una bomba de tiempo, acumula de todo, información, verdades, violencia, amor y explota para incomodar tal vez con una risa, tal vez con una sensación un tanto más oscura.

Los actores Emilio Guerrero y Verónica Langer dan una muy buena química y logran hacer una buena mancuerna como marido y mujer. La actuación de Verónica Langer a quien recientemente habíamos visto en “Tom En La Granja” nos entrega un nuevo trabajo lleno de matices, una mujer que trabaja en su casa, que se hace de la vista gorda y que tiene ganas de más vida y ante los secretos, una camisa manchada de labial y el amor de madre.

La llegada del personaje de “María” interpretada por Sonia Couoh es quien trae el conflicto a casa, es una noche especial y está a punto de presentar a “Mariano” interpretado por Manuel Balbi y el nervio que le causa que conozca su casa, su familia y sobre todo a su pequeño e impredecible hermanito.

El trabajo de Couoh es sólido, cuya naturalidad está a su favor y en general entrega un muy buen trabajo actoral, sin embargo y está es una nota para producción y dirección que espero se tome en cuenta, el vestuario no está a su favor. Siendo un personaje que se esconde en las apariencias ante su novio, tendrá que ser incluso más sofisticado, recatado pero a la vez sútil, ojalá esto se encuentre ya que resulta disparejo ante el vestuario que presenta en el resto del elenco.

La actuación de Manuel Balbi cumple su cometido, desde que lo conoces sabes el futuro del personaje, la casa a la que se ha metido, sacará lo peor de él y la poca empatía que causa es totalmente otorgada por el perfil que busca entregar. En tono y de acuerdo con sus contra partes.

Emilio Guerrero por otra parte entrega una actuación fuerte, consistente que logra momentos de humor, así como de estrés y hasta cierto punto de amargura con el espectador.

El texto se defiende solo, la historia se cuenta, siento que el montaje sigue buscando cómo situar sus espacios, cómo llegar a ciertos momentos, que la naturalidad podrá estar más a su favor si es que es el objetivo.

La simpleza de la situación que presenta, la incomodidad y la reflexión que busca la historia sobre la verdad, la verdad humana, sobre la realidad de una vida, un disfraz, un sombrero invisible, encerrar la verdad en un cuarto, inventarte una historia y buscar ponerle un buen título.

Sí, hay momentos que buscan la realidad con la comedia, para poder dar un golpe, hacia el final y guiar al público hacia un sentir, donde no buscan contarnos el final de su historia, al contrario, un desenlace con un sentimiento un tanto brutal.

La verdad, la verdad duele, incómoda, engaña, sacrifica, se esconde. Y a veces la verdad se calla y nadie te pide que des tú opinión.

Sin embargo y como siempre digo, más vale ir al teatro y hacerse de la propia.

Ir a ver “El Loco y La Camisa” es una opción que puede ser de su agrado, que pueden encontrar actuaciones interesantes, una historia con un muy buen texto que se defiende.

Se presenta de viernes a domingo en el Foro Lucerna en Lucerna 64, Col. Juaréz Esquina Milán y Lucerna.

Nos leemos a la próxima.

Sobre Reynolds Robledo