Juegos y realidades de la mente.

Él sentado de frente al público, observa su arribo en silencio casi inmóvil, detrás imágenes de ella desnuda; tercera llamada, oscuro… él sentado frente al público, sobre su pierna izquierda una muñeca, escuchamos su voz y vemos sus ademanes, es ella, quiere ser escritora, la más grande, la mejor, pero sus padres… pero su terapeuta… pero ella misma… pero…

Un juego mental que nos transporta a la desnudez del ser y del cuerpo, donde la realidad y la ficción son juegos de la mente, impactan a quien observa, confunden, irritan, impresionan y agradan, todo sin sentido.

El hecho teatral sucede entre espacios oscuros, arte en multimedia a medida exacta, sin exageraciones y precisa que complementa y es parte de la historia en su transcurrir, el área escénica delimitada por un piso de madera que nos transporta a una habitación a veces abierta a veces gris o negra, la iluminación crea ambientes y estados de ánimo, elementos mínimos que entran y salen casi sin percibirlo y que se aferran a estar sin ser o ser sin estar.

Los personajes definidos, con notorio trabajo previo y monólogos exhaustivos que llevan al extremo de las ansias y luego rompen en movimientos, en traslados y abruptas interrupciones entre ellos, nerviosos de su primera aparición y de la desnudez, bien logrados al punto de transmitir por completo su ser y dirigidos con precisión y detalle, casi como un desdoblamiento de personalidad en dos, en tres o cuatro, sólo como él.

Toques de drama, entre repeticiones y ácido humor es la historia que nos cuenta él… o nos cuentan ella y él… o ella, la muñeca y él… ¿de quien es la voz que escuchamos? El Ventrílocuo de Larry Tremblay con la traducción de Boris Shoemann, dirigida por Adrián Vázquez e interpretada por Estefanía Ahumada y Rafael Balderas.

Teatro Xola Julio Prieto

Xola 809, Del Valle
Ciudad de México.
Del 20 de enero al 5 de febrero del 2017.
Viernes 20:30 hrs, sábados 18 y 20:30 hrs y domingos 18 hrs.
General $200 Taquilla y Ticket Master.