FROZEN: Una Aventura Congelada

Es muy interesante analizar el cine que veías de niño cuando has crecido, de pronto te vuelve un tanto morboso y te preguntas ¿por qué me gustaba una película donde una mujer se enamora de una bestia? o ¿por qué ese León se ve tan gay cuando canta? Cuando eres niño las películas que ves tienen un sinfín de “metáforas” que puedes no entender o decides no entender.

Sin duda los años donde los juguetes cobraban vida cuando nadie estaba en la habitación han cambiado y con ella la tecnología y temas que se tratan.

El cine que nos ha entregado Disney (cuando no es Pixar) ha ido tomando un rumbo bastante interesante, la última que hizo tradicional fue “La Princesa y El Sapo” en 2009. Después de sus últimas películas como “Enredados”, donde Disney presentó su primera princesa en animación 3D, llega no solo una sino dos nuevas princesas en su nueva cinta.

Ir al cine a ver una película de niños siempre es un martirió en los personal, niños llorando, gritando, golpeando tu asiento, es como si fueras un intruso en sus terrenos, decidí ir a ver la nueva cinta de Disney “FROZEN”, no iba con ninguna expectativa, ya que no había visto el tráiler.

La historia está ligeramente basada (hicieron lo que les dio su gana) en el cuento de Hans Christian Andersen “The Snow Queen” trata la vida de dos hermanas Elsa y Anna, desde pequeñas, Elsa comienza a desarrollar el poder de crear hielo, mismo que es divertido para la pequeña Anna, cuando accidentalmente el poder de Elsa hiere a Anna, sus padres tienen que tomar una drástica decisión, así que piden ayuda a los trolls que viven en el bosque del reino para salvar a sus hijas, la decisión de borrar de la memoria de Anna la existencia del poder de su hermana y por la tanto ocultar a la pequeña Elsa mientras poder va siendo más fuerte conforme crece.

La historia tiene un sinfín de buenos momentos, desde las canciones y sus secuencias con canciones que te hacen remontarte al Disney clásico, abordan la relación de estas dos hermanas de una manera conmovedora, existen todos los elementos Disney que han conquistado corazones durante décadas.

Ahora, hablará el adulto amargado ya sin rastros de inocencia ¿qué pasa con esta historia? Es infinitamente triste, pero también analizando el cine que me tocó ver, lo era. La intervención de personajes como “Olaf” el pequeño hombre de nieve, que es el personaje cómico que aligera la trama, probablemente no sea el más entrañable de Disney, pero llega a ser gracioso.

La historia no cuenta con un enemigo, ni un villano que vencer hasta la última parte de la cinta, el mensaje que maneja es “Eres tu peor enemigo” Elsa tiene en sus manos el poder de la creación, que puede convertirse en la destrucción, ella tiene el poder de salir adelante y ser fuerte, es un personaje muy interesante, aunque se convierte en un tanto secundario, a diferencia de Anna que es una princesa más típica, berrinchuda, aventurera, cuyas cosas le pasan un tanto por terquedad, se mueve por el amor, pero las decisiones no son de ella a comparación de su hermana Elsa.

Tal vez el problema principal en la trama es su ritmo, de algún modo tarda en arrancar, tarda en llegar al meollo del problema, se tarda en resolverlo y al final recibes un clásico y esperado final feliz, que funciona.

Vale la pena mencionar el excelente doblaje hecho en español y dicho sea de paso, podrán disfrutar del cortometraje “Get A Horse” con el que el ratón Mickey Mouse cumple 85 años, es un claro ejemplo de como la animación ha ido evolucionando y nosotros junto con ella.

Nos leemos a la próxima.

 

Sobre Reynolds Robledo