Cuando los sueños se descongelan

 hipopotamiga1 hipopotamiga3

Elige un sueño, aquel que te da miedo, ese que te hace más ilusión, abrázalo, sostenlo, obsérvalo ¿puedes con él? ¿prefieres meterlo al congelador?

Es poco común que lleguen a mi las ofertas de un teatro infantil, tal vez sea el concepto en si, la idea de lo que significa, la experiencia, pero sin duda las sorpresas son siempre la motivación para seguir descubriendo lo que ofrecen los teatros de la ciudad de México en sus llamadas matinés. Después de una primera temporada ahora regresa en el Teatro Hélenico para seguir encontrándose con una obra entrañable que no solo es para niños, una historia que habla de la soledad, la vida y que nunca es tarde para soñar.

Desde que entras a “Hipopotamiga” de Louise Bombardier nos adentramos a un mundo que los sorprenderá, desde la escenografía de Mauricio Ascencio, así como la música original de Leika Mochán para entrar a la visión del director Alonso Íñiguez. El texto cuya traducción corre a cargo de Gabriela Román nos lleva a la vida solitaria de Millie y Anna, dos mujeres tan opuestas pero comparten una soledad que las lleva a encontrarse no solo a ellas mismas, sino a sus acompañantes de vida, que viven tanto en su imaginación, como en su corazón.

El texto escrito en 1994 por la canadiense Louise Bombardier puede en apariencia contarse para un público infantil, pero es los personajes que nos presenta son tan atípicos y a la vez tan interesante como los pequeños pueden hacer un click inmediato con dichos personajes. Una memoria hecha de corazón para aquellos que ya están cuando nacemos, abuelos, padres, compañeros en busca de amor.

hipopotamiga_4_2hipopotamiga2

¿De qué va “Hipopotamiga? Millie es una mujer solitaria que vive en un asilo de ancianos, que disfruta de su soledad y sus libros sobre África y quien “tiene” un hipopótamo imaginario llamado “Jim”, su rutina y vacío la lleva a buscar una amistad en un anuncio en un periódico y es así como conoce a Anna, una mujer solitaria que vive en un zoológico y que se hace cargo de “Anni” una hipopotama que “habla” que tiene un gran corazón. Al reunirse se reencontrarán con mis miedos y sueños congelados.

El trabajo actoral que logran Lucero Trejo como “Millie” y Paloma Woolrich como “Anna” respectivamente hacen de sus personajes seres entrañables y polifacéticos. Lucero Trejo logra dar un personaje con matices que pueden sentirse un tanto caricaturescos para complacer al público infantil y a su vez ser tierna y tener un arco dramático interesante y sobre todo honesto. A su vez el trabajo de Paloma Woolrich como la divertida y sincera “Anna” logra sacar una sonrisa desde el primer momento en que entra a escena. Juntas logran momentos tiernos, divertidos y en la soledad y honestidad de sus interpretaciones que el encuentro resulta mágico.

Completan el elenco los actores Eduardo Tanús y Adriana Montes de Oca como los simpáticos hipopótamos “Jim” y “Anni” que se vuelven escenografía, personajes, música y llenan el escenario con sus botargas y carisma. A su vez Tanus realiza tres personajes más en escena. La dinámica en la obra parece ser sencilla, pero el trabajo del director Alonso Íñiguez logra engrandecer lo que podría ser más simple.

Lo que logran físicamente puede ir de lo tierno, sin sentirse absurdo, principalmente por que el contra peso que logran con Trejo y Woolrich hace que sus personajes puedan ser entrañables incluso antes de estar en escena y es que cuando como público nos adentramos al corazón de estas dos mujeres y entendemos el por que “Jim” y “Anni” existen, resulta tierno, bello y a la vez doloroso.

hipopotamiga8  hipopotamiga7

Un gran acierto es la música original de Leika Mochán, desde que entras al teatro escucharás música con tintes africanos que se va generando en vivo por Mochán, donde hace “loops” con sus pedales, cantos africanos con instrumentos que se hacen en vivo y generan las armonías con los pedales y esto resulta agradable y ayuda a que la obra tenga un punto a su favor.

Una escenografía cortesía de Mauricio Ascencio quien nos entrega dos mundos, desde la sala de Millie, hasta el mundo del zoológico donde vive Anna, cajas que se convierten en sillones, libros que logran elevarse, una iluminación sutil y precisa por pare de Roberto Paredes que cuentan una historia que agradará tanto a chicos como a grandes.

El poder la imaginación, el sacar los sueños del congelador y realizarlos, nunca es tarde. Sí, encontrar una historia entrañable que no sea condescendiente con el público, ni chantajista, que resulta amena y agradable de ver y que deja una sensación de que se vio un trabajo bien hecho, eso me deja “Hipopotamiga”, quien se presenta los domingos del 5 de julio al 20 de septiembre a la 13 horas. Boletos en taquilla.

Aprovechen y lleven a la familia, les prometo se pasarán un rato agradable. Pero vayan y nos cuentan que les pareció, al final mi opinión, es mi opinión.

Nos leemos a la próxima.

hipopotamiga6 hipopotamiga5

 

Sobre Reynolds Robledo