PHILOMENA

“El final de nuestra expedición, será llegar a dónde comenzamos y conocer el lugar por primera vez.” T.H Elliot.

 

Al inicio de cada año, a través de la “Cuesta de Enero”, los kilos de más y el “no me pagan desde noviembre”, viene la temporada de premios, películas son nominadas, películas ganan y otras están a la espera de algún reconocimiento.

El cine siempre ha gustado de contar historias “Basadas en Hechos Reales”, la realidad a veces puede superar a la ficción y brindarnos historias que a través de los libros o el cine llegan para ser reveladas al público.

Esta historia no es la excepción, llega a los cines la nueva película de Stephen Fears (“Dangerous Liaisons, “The Queen”) basada en el libro del periodista Martin Sixsmith “The Lost Child of Philomena Lee” publicado en 2009, basado en la historia real de Philomena Lee, una mujer que después de 50 años comienza la búsqueda del hijo que le fue arrebatado durante su juventud mientras vivía en un convento de monjas.

La historia inicia con Martin Sixsmith (Steve Coogan) un periodista que acaba de perder su trabajo y que ahora solo planea escribir un libro sobre Historia Rusa, la historia de Philomena llega a el de una manera inusual, cuando la hija de ella, después de que le es revelada la existencia de un medio hermano, pide a Martin ayude a su madre a contar esta historia y así tratar de encontrarlo.

Dudoso y cínico a la vez al contar esta historia, Martin descubrirá en Philomena no solo una historia de amor incondicional, sino tal vez, una historia de encuentro, es una historia de fe, pero sobre todo, es una historia sobre el perdón, el perdón a uno mismo, sobre cerrar ciclos.

El guion escrito por el mismo Steve Coogan y Jeff Pope, logra momentos entrañables, la búsqueda de una madre, el personaje de “Philomena” es sostenido nada más que por una gran Judi Dench que da una actuación, solida, sutil y por de más tierna, la dupla lograda con Steve Coogan como “Martin” va de lo gracioso a lo melancólico y es sin duda merecida las nominaciones a Mejor Actriz.

Hay más de una vuelta de tuerca, que el espectador si no conoce la historia o ha leído el libro, se sorprenderá. He de confesar que un amigo, muy a su manera, me contó lo que yo creía que era “el final” de la película, un poco advertido ya estaba, para mi sorpresa, ese “final” resultó ser solo la mitad de la historia, el resto, fue simplemente disfrutar un viaje hacia el corazón y mente de “Philomena”.

El corazón siempre llama, no importa donde estés, no importa dónde te encuentres, él siempre sabe el camino y así completar el circulo.

Sin duda una película que vale la pena ver, no solo por las actuaciones, vale la pena porque es una historia contada desde el corazón.

Nos leemos a la próxima.

Sobre Reynolds Robledo

Reynolds Robledo, escritor, director, amigo, espectador, y además comparte las mejores reseñas de todo lo que esta pasando en la ciudad de cine y televisión.

Comments