Se presenta en el Teatro Virginia Fábregas...

unanocheParecía ser una noche tranquila, Manu quería cerrar la palapa en la que trabaja, pero Klaus, quiere quedarse a ver las estrellas.

“Una Noche En La Playa” de Javier Veiga bajo la dirección de Alejandro Ricaño, habla de la búsqueda, el vació que deja las ganas de venganza, peces moro que te entienden y asumir responsabilidades salpicadas con “caipiritos” y una dosis de humor negro.

Hablar de “Una Noche En La Playa” es hablar de muchas cosas, primeramente, es hablar del trabajo de uno de los creadores teatrales en la escena mexicana más destacados en los últimos tiempos, quien nos entrega ahora su visión, únicamente desde la silla del director. Después experimentar el mundo de Alejandro Ricaño en puestas como “Más pequeños que el Guggenheim”, “El Amor de las Luciernagas”, “Hombre Ajeno” y “Cada Vez Nos Despedimos Mejor”, es ahora que a través de las palabras de Javier Veiga nos adentramos a otra visión.

¿De qué trata? Manú (Alfonso Dosal) es un joven que trabaja en una palapa en una playa del caribe mexicano, al disponerse a cerrar, se encuentra con Klaus (Odiseo Bichir) un sueco radicado en Nueva York con un aparente mal de amores cuyo plan es disfrutar de la noche, las estrellas y sus recuerdos. Tras no ponerse de acuerdo, Manú y Klaus empiezan una serie de anécdotas, metáforas y meditaciones sobre cómo llegaron a donde están sin saber lo que depara.

unanoche1unanoche2

Las consecuencias de la historia son casi un descubrimiento tanto para el espectador como para los personajes, lo que pareciera ser una situación cómica, donde aparentemente no hay un objetivo dramático o se puede sentir que no ocurre nada, desemboca en una serie de engaños y secretos que poco a poco se van descubriendo. Es justo hacia el final de la historia que uno descubre y sin oportunidad de procesar y salir con una sensación rara del teatro.

El texto de Javier Veiga nos lleva con tal inteligencia, mostrando personajes definidos, pero con capas por descubrir, sin saber bien que esperar de ellos, lo que parecen ser personajes cotidianos, en una situación que parece casualidad, termina desembocando en la causalidad e intenciones de cada uno.

unanoche4Mientras que Odiseo Bichir da una catedra de actuación como “Klaus” quien puede ir de lo ameno, gracioso e incluso irreverente de su personaje, logra matices dramáticos y cómicos a un mismo nivel, a su vez el soporte que otorga Alfonso Dosal como “Manú” cuya aparente inocencia, irreverencia y actitud, se van revelando sus fantasmas internos, su pasado y su obsesión por decir la palabra “culo”. Ambos logran concentrar sus fuerzas en la naturalidad incluso en los momentos donde la comedia podría irse a lugares fársicos, logran darle peso a la verdad sus personajes y dejan que la situación sobre las palabras sean las cumplan el objetivo de hacer reír.

La iluminación y escenografía de Patricia Gutiérrez Arriaga, es precisa y logra la atmósfera de adentrarse a esta pequeña playa privada que alberga a los personajes. Por su lado la dirección de Ricaño busca el lucimiento de la historia a través de sus actores, si bien el mayor logro es sostener la puesta en los momentos donde aparentemente no ocurre nada, pero la atención del público sobre la información que se le otorga en estos momentos será básica para la revelación final.

“Una Noche en la Playa” resulta una opción divertida, con una dosis de humor negro y tema social, que no está demás analizar. Vayan y nos cuentan que les pareció al final, mi opinión, es mi opinión.

Se presenta de viernes a domingo en el Teatro Virginia Fábregas desde el 22 de mayo al 9 de agosto en una corta temporada. Costo del Boleto $400 y $300.

Horarios

Viernes 8:30 pm

Sábados 6 y 8 pm

Domingos 5 y 7 pm

Sobre Reynolds Robledo

Reynolds Robledo, escritor, director, amigo, espectador, y además comparte las mejores reseñas de todo lo que esta pasando en la ciudad de cine y televisión.

Comments